Calificación: mala

Aunque amo a Jennifer Aniston admito que esta película me decepcionó. El afiche oficial, así como el trailer de la película, venden una comedia más o menos interesante, que al menos arrancará varias veces la risa de los espectadores. Sin embargo, la realidad es otra.

Durante 110 minutos verán un filme seco, sin gracia, y lo peor: no hay la mínima química entre los protagonistas, Milo Boyd (Gerard Butler) y Nicole Hurley (Aniston).

La película trata sobre un ex policía frustrado y sin futuro que busca ganarse la vida como cazarrecompensas, llevando ante las autoridades a ciudadanos que no pagaron su fianza o no se presentaron al juicio. El mejor trabajo que se le presenta en medio de esa crisis es arrestar a su ex esposa Nicole, quien tiene orden de captura por un crimen menor (si se le puede llamar así).

Esto ocurre cuando ella, periodista, está en medio de una de las mejores historias de su carrera, lo cual termina poniendola en peligro junto a su ex esposo.

Todo el filme transcurre entre bobas e inverosímiles situaciones, donde el protagonista termina cayendo pesado y hasta resultando desagradable. Nada parecido con el sexy Gerard Butler que vimos en The Ugly Truth, con Katherine Heigl.

Si quieren deleitarse por casi dos horas viendo a Jennifer, vean la película, pero si no, les aseguro que no se perderán de nada interesante.