Un drama que invita a la reflexión

Calificación: buena

¿Quedarse con quien te ama, o luchar por quien amás pero no te corresponde? Esa es la pregunta que plantea la película Los amantes (Two Lovers).

Ésta es la última película donde actúa Joaquin Phoenix, quien se luce interpretando a Leonard, un hombre con trastorno bipolar que se encuentra en un profundo estado de depresión y viviendo con sus padres tras ser abandonado por su prometida. Luego de varios intentos de suicidio y una vida inestable conoce a Sandra (Vinessa Shaw) y Michelle (Gwyneth Paltrow).

La primera es una joven sencilla, cariñosa, muy interesada en establecer una relación con él, y con el valor agregado de ser la hija del futuro socio de su padre. La segunda es problemática, con serios trastornos emocionales y adictivos y con una tormentosa relación con un hombre casado, y que para rematar el asunto, ve a Leonard como sólo un amigo.

Cualquiera con un mínimo de sentido común diría que la mejor opción es Sandra, una mujer bonita, inteligente, comprensiva y dispuesta a apoyar a Leonard a curar sus heridas del pasado, y que, además, es casi puesta en bandeja de plata por sus padres; pero, él prefiere a la complicada rubia y está dispuesto a dejarlo todo por ella. Literalmente todo.

Esta situación lo que nos deja es un drama complejo, que, guiado por la excelente actuación de Phoenix y de Paltrow (nada que ver con el desperdicio de Iron Man II), nos deja pensando sobre lo común que puede ser este tipo de situaciones, donde nos enfrentamos con la disyuntiva entre un amor complicado –y no correspondido– y la simpleza de dejarse querer e intentar encontrar así la felicidad.

Es una lástima que, al igual que la mayoría de películas buenas, ésta pase inadvertida. Imagínense que es de 2008, y llega a nuestras salas de cine casi a finales de 2010.

Se las recomiendo, pero prepárense, porque no verán una película simplemente romántica, sino una película intensa sobre el complejo mundo de las relaciones humanas.