Cuando la voz mata la gracia

Calificación: Buena

Simon Pegg y Nick Frost pueden resultarle nombres desconocidos a primera vista. El dúo forma parte de la nueva invasión de la comedia británica al continente americano. Este par en particular se han ganado su reputación por burlarse de algunos de los productos cinematográficos que han calado mas en la cultura popular estadounidense, como son las películas de zombies (Shaun of the Dead) y la cinta de acción a lo Arma Letal , Hot Fuzz.

Con Paul, Pegg y Frost penetran la epidermis cultural estadounidense con tal de satirizar un asunto que los norteamericanos se toman muy en serio, como son las especulaciones referidos a la si estamos solos o no en el universo.

Y de eso precisamente está cargada Paul. Solo yo pude detectar claras referencias a productos tan populares como Star Wars, E.T., Cocoon, Encuentros Cercanos del Tercer Tipo o Starman. Ahora imagínese a un freakie de verdad.

No frunza el ceño si acaso usted es uno de los millones que considera a los esta raza de fanáticos como extraños personajes que nunca pudieron superar la etapa de la niñez. Si, es una película para freakies, pero Paul también tiene lo suficiente como para entretenerlo sin que tenga que preocuparse por andar cazando referencias sobre película o serie de televisión geek . Puede apostar sus esperanzas al fino humor británico que impera en el filme.

En vez de apelar a la vulgaridad, escatología o la payasada obvia de las contemporáneas comedias estadounidenses ( Haciendo a un lado la deliciosa Horrible Boses), Paul se sostiene gracias a la química de su reparto, la gracioso de sus situaciones y sus chispiantes diálogos.

En lo que la cinta flaquea es en algo que está fuera de sus manos. El filme llegó a nuestro país con la equivocada aura de una cinta Disney para niños. Esta es la única explicación que encuentro para que solamente sea exhibida una versión doblada al español. Permitanme decirles que no es una cinta para menores, y no porque tenga imágenes perturbadoras, sino porque en su inocencia, los niños encontrarán sumamente aburridos los tópicos de los que se hablan en la película. Estoy seguro que al verla doblada al español notará inmediatamente que a cual silla con la pata floja, algo está torcido en esta película, y no es culpa del par de freakies que la protagonizan.