La risa en lo vulgar

Calificación: Mala

Buscando un estreno mas adulto, aposté esta semana por The Change-Up, el estreno comercial mas enterrado de la semana, ante la invasión de los Muppets. Esperaba que la cinta fuese una agradable sorpresa, dado la presencia de Jason Bateman y Ryan Reynolds, mas el toque elegante y sexy que le pudiera dar Olivia Wilde.

Mi corazonada fue cierta…a medias. Bateman y Reynolds si que hacen su trabajo. Gracias a ellos es que la cinta resulta tolerable. La misma Wilde es notable interpretando a una mujer bonita y exitosa del siglo XXI. Toda una tarea loable, tomando en cuenta que les tocó trabajar con un guión que se sostenía en la vulgaridad como detonante de las carcajadas.

Antes que me tachen de un purista torquemadiano, no es que no crea que la vulgaridad no pueda ser un catalizador de la buena comedia. Los hermanos Farrely lo demostraron con Loco por Mary (1998). Tampoco hay que ir tan largo en el tiempo. El mismo Jason Bateman nos dio otro buen ejemplo de comedia de calidad basada en lo vulgar, con la reciente Quiero Matar a mi Jefe (2011).

En ambas cinta, cada palabra soez, cada fluído corporal, cada seno desnudo, tenía una lógica de risa. Pero en The Change-Up lo que hay es un buen esfuerzo histriónico, principalmente de los dos actores principales, interrumpidos torpemente con secuencias como poner a una madura y bella mujer irse literalmente en diarrea, o mostrarnos los desenfrenos sexuales de una embarazada de nueve meses. Estoy seguro que a gente de principios morales mas conservadores, esto incluso les parecería de mal gusto.

En ese sentido a este público le puede convenir más ir a reírse de las inocentes y simplistas bromas de los Muppets. Pero si usted es de los que gozan con el humor a base de fluídos corporales o las malas palabras, pues alquile o compre a su distribuidor favorito las dos películas mencionadas. Su inversión estará mas vulgarmente recompensada que con Chance-Up y su inteligencia se lo agradecerá.

Deja una respuesta